La Sentencia del Tribunal Supremo de fecha 23 de diciembre de 2015, ha establecido que son cláusulas abusivas aquéllas que impongan al consumidor el pago de los gastos de constitución de los préstamos hipotecarios (Notaría, Registro de la Propiedad, Gestoría, Impuestos y Tasación). Conforme a ello, todos aquéllos clientes que se vieron obligados a abonar dichos concetos, pueden ahora reclamar a su entidad bancaria dichos importes.

Desde COSIN ABOGADOS les ayudamos a determinar los gastos que deben ser reintegrados por las entidades bancarias, y realizaremos todas las gestiones oportunas al efecto.